Pulsa «Intro» para saltar al contenido

Más de 800 médicos fueron agredidos en 2022, un 38% más que el año anterior

– El 43% de las agresiones se producen en Atención Primaria

MADRID, 12 (SERVIMEDIA)

Un total de 843 médicos fueron agredidos en 2022, lo que supone 231 más que el año anterior y un aumento del 38%. De la cifra total de actos violentos, el 61% las reciben las médicas y el 43% se producen en Atención Primaria, según los datos del Observatorio contra las Agresiones del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (Cgcom).

Con motivo de la celebración este domingo del Día Europeo Contra las Agresiones a Médicos y Profesionales Sanitarios, el Cgcom presentó hoy los datos registrados durante 2022, unas cifras que baten el récord histórico de agresiones a la profesión médica, con 843 acciones violentas comunicadas a los colegios de médicos, lo que supone un 38% más que el año anterior. Con estos datos, la cifra total desde 2010 se sitúa en 6.492 agresiones.

El informe fue dado a conocer en la primera Jornada Europea de Agresiones al Personal Sanitario que contó con representantes de otras organizaciones médicas de la Unión Europea.

Durante su inauguración, el presidente del Cgcom, el doctor Tomás Cobo, expresó su pena «por el incremento de las agresiones en un 38% el pasado año» y lamentó los «800 compañeros agredidos y algunos de ellos con resultados francamente catastróficos como el caso de un compañero de Cantabria que ha perdido casi el 80% de la visión de un ojo después de una tremenda paliza que le mantuvo ingresado en el hospital unos días».

Además, aseguró que «algo hemos hecho mal, tanto las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado como nosotros como médicos, a la hora de explicar a la ciudadanía que nuestra única vocación es la del servicio a los demás y esto lo estamos explicando mal porque las agresiones continúan hacia todos aquellos cuya vocación es el servicio a los demás».

Quizás también te interese:  Los expertos advierten de que una de cada cinco pacientes con anorexia "muere a causa de un suicidio"

INFORME DEL CGCOM

A continuación y en rueda de prensa, el secretario general del Cgcom y miembro del Observatorio Nacional de Agresiones, el doctor José María Rodríguez Vicente, fue el encargado de presentar los datos del informe, quien destacó que «de todas las agresiones comunicadas a los colegios tan sólo el 42% fueron denunciadas».

En cuanto al incremento de las agresiones en un 38%, subrayó que «la pandemia ha cambiado a toda la sociedad, que ha salido de ella con más ansiedad, depresión y agresividad. El cierre de consultas por la covid-19 ha llevado a que ahora se den citas para dentro de un año y cuando llega el paciente se producen diagnósticos catastróficos en algunos casos. Quizás esta sea una de las razones principales. Incluso las lesiones han subido de un 12% a un 16%».

Además, remarcó, «de todas las agresiones sufridas, el 61% corresponde a mujeres, un dato que consolida la tendencia de los últimos años en los que las médicas sufren la mayor parte de estas acciones violentas, sobre todo en las más jóvenes».

En el ámbito de la Atención Primaria, las agresiones representan el 43% de los casos, un porcentaje que, aunque experimenta un descenso a nivel nacional, no es homogéneo en todas las comunidades autónomas. Por detrás se sitúa la atención hospitalaria, que sube cinco puntos y se coloca en el 27%, por delante de Urgencias de Hospitales (9%) y Urgencias de Atención Primaria (8%).

INSULTOS Y AMENAZAS

Respecto a los diferentes tipos de agresiones sufridas, en el 84% de los casos se produjeron insultos y amenazas, mayoritariamente a mujeres, mientas que el 16% restante fueron agresiones que acabaron en lesiones físicas, sufriéndolas en un 56% las mujeres y un 44% los hombres. Cabe destacar el aumento registrado de lesiones (+3%). Asimismo, de todas las agresiones recibidas y comunicadas acabaron en baja laboral el 10% de las mismas.

Quizás también te interese:  Fundación Mapfre convoca ayudas para investigación en salud y previsión social por 300.000 euros

El informe también revela que dos de cada diez agresiones no están relacionadas con atención médica o cuestiones asistenciales. Dentro de este ámbito «estructural» destaca con un 64,3% el tiempo en ser atendido, seguido de un mal funcionamiento del centro (24%) y de lo relacionado con los protocolos covid-19 (11,7%).

Dentro de las causas asistenciales, de nuevo la principal causa de la agresión es la discrepancia con la atención médica recibida, que se sitúa en el 53%. También son motivos de agresiones las discrepancias personales (13,8%), no recetar lo propuesto por el paciente (12,4%), aquello relacionado con la incapacidad temporal (10,6%) y, por último, informes no acordes a las pretensiones (9,9%).

Respecto al tipo de ejercicio en el que se producen las agresiones, los datos son similares a años anteriores con una clara preponderancia del ejercicio público (89%) frente al privado (11%). De todas las agresiones, el 95,1% se producen en horario y entorno laboral.

En la distribución por edades, el informe resalta que el mayor aumento por rango de edad se ha producido entre los colegiados más jóvenes (menos de 35 años), que ya representan una cuarta parte de los agredidos (25,4%). Del mismo modo se ha puesto de manifiesto que cada vez más profesionales reciben apoyo por parte del centro de trabajo.

En cuanto al perfil del agresor, los datos muestran que son principalmente pacientes programados (48%), seguidos de los pacientes no programados (28%) y los acompañantes (22%).